La Reforma Judicial

 In CONTRASTES PENALES

 

Ser juez del circuito ha sido una experiencia maravillosa, se aprende de todo, pues recuérdese que tenemos competencia residual, lo cual significa que conocemos de todo de lo que no conocen los demás y otra como director de despacho. Siendo así como se utilizan herramientas para gerencia un despacho judicial, pues un juzgado es como una empresa, siendo así como se recurre a mecanismos tales como la programación concertada de las audiencias con las partes, se administran los pocos recursos que tiene a su disposición que son de una mini empresa y le saca el jugo a como si tuviera una planta y equipos de empresa gran tamaño .

El juez  Se multiplica para estar sustanciando, dirigiendo audiencia y administrando esa gran empresa. Entonces como precisamente, se tienen pocos recursos, poco tiempo y si mucho trabajo que a su vez en ciertas situaciones se vuelve complejo,  y se debe ir a hablar con los organismos que de acuerdo a la ley, están destinados a apoyar esa labor misional del juez, que es administrar justicia se debe estar en permanente contacto con la entidad que deba proporcionar los elementos para que el juzgado pueda funcionar.

Hasta este momento de acuerdo a la constitución del 91 quien está encargado de Las labores de suministro de elementos y recursos para los despachos. Y de administrar la carrera es el Consejo superior de la judicatura, (art.256 Carta política). EL juez y el ciudadano tienen un encuentro diario, este se da cuando el hombre de la calle y necesita que la justicia le arregle su problema. ¿Y que clase de usuario de la justicia es el del siglo XXI? Es una persona, que tiene cierto nivel de educación, tiene más información y tiene acceso a los medios de comunicación en forma instantánea. Un ciudadano así, tiene entonces mayores expectativas de justicia, quiere que su problema le sea resuelto en forma rápida y oportuna y sin tropiezo. ¿Qué le ofrece un juez del siglo XXI? Le ofrece que le dará trámite a su caso y que administrará justicia, pero ¿el cuándo y el cómo esa es la pregunta para la cual no hay una respuesta adecuada. Esto porque el modelo de justicia que se ofrece no está acorde con los tiempos en que vivimos, es anticuado, y si no fijémonos es que el cargo de oficial mayor, es propio de la edad media, el oficial mayor era el que antes de entrar al juez anunciaba el comienzo de la audiencia y para eso se valía de unas campanillas, cuando las funciones de ese cargo hoy son muy distintas.

El juez hace parte de un engranaje y hay muchas cosas, que no están dentro de su competencia, pero que inciden profundamente en su gestión a la hora de realizar su labor. Esos factores son congestión judicial, tecnología atrasada, talento Humano insuficiente, formación deficiente para decidir su caso y como consecuencia ausencia de tiempo necesario para estudiarlo.

Esta cruda realidad es la que tenemos hoy. Hemos hecho avances, como el que la oralidad, ya sea una realidad, pero se le vive atacando todo el tiempo, al no dar las herramientas a la justicia, para que esta salga a flote y en cambio sí para ahogarla, y hacerla ver como la novia fea. Entonces en este panorama viene el siguiente interrogante: ¿La reforma a la justicia le importa al ciudadano de a pie? Yo diría que no. le importa es que su derecho de acceso a la justicia sea materializado en forma célere y con una sentencia correcta en términos jurídicamente hablando, por un juez imparcial, independiente y autónomo.

Lo que existe hoy es un desequilibrio entre demanda y oferta de justicia. Desequilibrio, que se ve reflejado en las acciones de tutela interpuestas por los ciudadanos. Esas no pocas veces, son casi ocho millones de tutelas, desde 1991, que hemos atendido los jueces de la Republica. La lectura es que en este país son tantas las violaciones a los derechos fundamentales, que somos los jueces los que mediante una acción rápida y oportuna como es la tutela, solucionamos en parte el problema. Digo en parte, porque para los demás aspectos están los procesos propios de cada jurisdicción.

Entonces los invito a que hagamos estas breves reflexiones, de una parte el Consejo superior por estar consagrado en la carta maneja el presupuesto de la rama, lo distribuye, maneja y organiza lo que tiene que ver con el sistema de carrera. Igualmente se habla de que la rama es autónoma. Bueno veamos hasta donde puede ir la autonomía en el gobierno de la rama. De una parte lo que son salarios y demás emolumentos vienen del Ministerio de Hacienda, si el ministerio no gira, pues no se pagan, programas tan importantes como la oralidad en civil, se ha visto frenado, porque no hay presupuesto para ello, el Código General del Proceso no ha entrado en vigencia, y por cuestiones tan básica como que no hay salas, hasta hace pocos días unos juzgados entraron a oralidad pero en virtud de la ley 1395.

 Entonces si bien es cierto el consejo organiza y distribuye, también lo es que no tiene suficientes dineros para hacerlo y lo que no existe por sustracción de materia no se puede repartir. Es así como los dineros vienen del ejecutivo. Una formula, que no es de hoy es propia de la Francia de antes de 1789 en donde los salarios de los jueces venían del soberano. Recuérdese que con la revolución francesa, ya fue el Estado el que empezó a pagarle a los jueces, esto como un comentario suelto, claro está.

 Entonces si el dinero viene de allí para desarrollar proyectos, vamos a ver que esa autonomía de gobierno en la rama es relativa. Se habla del colapso del sistema penal acusatorio y ello se debe a muchos factores de una parte a unos procesos tradicionales, cuando hablo de tradicionales, es que casi toda decisión judicial tien0e recurso, esto hace el proceso más engorroso y demorado de otro lado, está que la insuficiente planta de jueces, no se ha aumentado en más de 20 años. En Bogotá, solo somos 50 juzgados nivel circuito de sistema penal acusatorio y manejamos un promedio de 220 carpetas a 260 carpetas, cuando no deberíamos tener más allá de 40. La planta de personal del despacho consta apenas de cuatro personas incluyendo el juez que debe estar en audiencias con un empleado que grabe la audiencia y haga el acta, generalmente tenemos entre ocho a diez audiencias diarias. ¿Cómo podemos hacer para solucionarle pronto el problema al ciudadano con esa problemática logística? De otro lado, la escuela, no funcionan como quisiéramos, los cursos son pocos y no se cuentan con programas que sean de calidad, para capacitar a los funcionarios judiciales, por ejemplo en delitos financieros, en contratación estatal. La escuela maneja un sistema en donde los jueces y los magistrados capacitan a sus compañeros, pero cuando nadie sabe del tema, como es delitos financieros toca ir a hacer convenios con otras instituciones y eso no lo vemos. De otro lado, ya los facilitadores no vamos a la escuela porque como estamos congestionados de trabajo, pues simplemente no hay tiempo para ir a capacitar y como esto no es objeto de reconocimiento en una investigación por mora y tampoco hay incentivos, pues la cuestión pierde su atractivo, en cambio ir un día puede significar dejar de hacer varias audiencias y si se aventura a ganarse una investigación disciplinaria.

 Otro gran problema por el hemos visto que el sistema no funciona es como se eligen a las personas que llegan al Consejo. La sala disciplinaria del superior elegida por el congreso, de ternas enviadas por el gobierno (art. 254 C.P) hemos visto los problemas que nos ha ocasionado el que su origen sea político, la verdad es que los jueces de carrera, nunca hemos podido entender que los jueces de jueces, no provengan de una carrera en el poder judicial, sino que origen sea político y la Sala administrativa, cuyos miembros son elegidos por la Corte Suprema de justicia (2), corte Constitucional (1) y 3 por el Consejo de Estado. pero entre sus requisitos nunca está el que sean o hayan sido jueces o magistrados o que vengan de tener una carrera en el poder judicial y en este momento solo uno de ellos tiene ese origen. TAMPOCO se les exige ser expertos en administración pública o gerencia pública. El resultado, es lo que tenemos hoy, una no muy bien administrada rama, en donde las necesidades de los jueces y magistrados no son atendidas en debida forma. No vemos que conozcan las necesidades de las diferentes jurisdicciones. Es que curiosamente, dentro de las funciones de la Sala Administrativa, no está la de escuchar previamente al juez, antes de tomar decisiones que lo puedan afectar tanto a él como a la comunidad. En la penal, precisamente por el sistema se necesitan de mas jueces pues nosotros hacemos es audiencias y no tenemos el poder de multiplicarnos y eso no ha sido atendido.   Tampoco hemos podido conseguir que dentro del consejo exista un vocero judicial, que sea el que hable por nosotros cuando nos pronunciamos sobre un caso de interés nacional. No ha existido una línea de trabajo en comunicaciones, cuando hablo de línea de trabajo es de tener un canal de televisión reservado para el sector justicia , para que los jueces instruyamos a la Comunidad , sobre lo que hacemos y por qué lo hacemos, esto acercaría a la comunidad al poder judicial.

Se nos habla de una solución al problema y para eso está cursando la reforma a la justicia, ¿será que lo que está allí nos sirve?   Se propone una Sala de Gobierno Judicial, conformada por los presidentes o sus delegados de las Altas Cortes, un delegado de los Magistrados de Tribunal, un delegado de los Jueces, un delegado de los Empleados, un experto en administración de justicia.

Luego tenemos a una junta ejecutiva de administracion judicial, integrada por tres miembros permanentes de dedicacion exclusiva. Su periodo es de dos años, son elegidos por la sala de gobierno y el perfil es que tengan título de postgrado en administración judicial, diseño de políticas públicas o diseño de modelos de gestión.

Y luego viene el director ejecutivo de administración judicial, perfil maestría en ciencias administrativas, económicas o financieras. Sus funciones son entre ellas lado nombrar y reasignar a los funcionarios y empleados de la rama judicial, en el numeral 10 nos dice que la de dotar a cada una de las jurisdicciones de la estructura administrativa y de los medios necesarios para el cumplimiento de sus funciones.   Ósea que ahora, yo a quien le debo pedir que me dé un juzgado de descongestión es a este funcionario al director ejecutivo. Me pregunto, como voy a hacer para que este señor me escuche. Si de una parte veo que tiene muchas funciones, o sea mi carrera veo que está en sus manos, pues el nombra a los funcionarios, empleados, nos califica, y puede nombrar a mi equipo de trabajo, o sea el juez ya no es el nominador de los empleados de su despacho. Y QUIEN nombra al juez es el director ejecutivo. Oigan y entonces donde quedo la autonomía e independencia judicial? Si este funcionario me califica, el me impone su personal, él se debe ocupar de darme los insumos de trabajo, o sea ESTE FUNCIONARIO ES EL TODO DE UN JUEZ. ¿Eso tiene presentación en un estado social y democrático de derecho? Pero sigamos   , si yo logro una cita que este súper gerente, tenemos un primer problema y es el lenguaje, el interrogante es ¿cómo nos comunicamos? rápidamente nos damos cuenta que no hablamos de lo mismo, él me va a hablar de cifras, producción, tiempo y yo le voy a hablar de administrar derechos y   garantías. Mínimo le pareceré una romántica y rápidamente perderá el interés en mis peticiones y terminara la reunión. En la reforma no hay un traductor entre nosotros los togados y el que maneja el lenguaje de los porcentajes, de los números, pero no el lenguaje de los derechos que es el que manejamos los jueces. Nosotros hablamos de derechos, el hablara de números y metas. Que es lo que nos pasa con UDAE ellos hablan de metas, de estadística de rendimientos y es muy difícil que ellos entiendan que una audiencia preparatoria de uno de los casos emblemáticos se lleva mucho mas de un año, y un juicio puede tardar 3 años y eso con dedicación exclusiva. Arriba dije que el Consejo no tenía autonomía presupuestal, acá en el caso del director ejecutivo tampoco lo vemos. O sea el director administrara recursos, pero no tendrá autonomía. Significa que tendrá el mismo problema.

Dos, no podrá crear nuevos despachos judiciales. Entonces seguirá la misma congestión y solo se subsanara si el ejecutivo, le inyecta dinero a la rama. Tres si no le dan presupuesto pues el sistema tecnológico seguirá igual y cuarto, el perfil del director ejecutivo es un administrador un gerente entonces ya el poder no será dividido entre siete sino solo uno. Quinto ya solo hablaremos de uno que no escuche y entienda a los jueces, ahora solo. Entonces el juez penal del circuito, el juez municipal, el juez promiscuo, el magistrado de Tribunal que cuando le llegue a su solo despacho una apelación de interpol, otra de carrusel de la contratación, junto con algún otro asunto como una bacrím con 100 imputados, que hará ese magistrado, porque les cuento que en circuito ese es nuestro estado actual. Echamos de menos entonces ese puente necesario entre los jueces y el Director. Y echamos de menos obviamente que ese puente tenga injerencia en el nuevo modelo de administración judicial. Entonces la verdad la pregunta es donde estamos los jueces? ¿Este modelo realmente nos va a colaborar en nuestra labor misional de administrar justicia? O ¿será entonces que la solución es peor que la enfermedad? Hasta ahora hemos tenido cierta clase de autonomía en la rama judicial y se puede decir que al interior de un despacho esta si existe, así lo ha sido hasta el momento, con nuestro sistema de carrera pero ¿con esta nueva administración la tendremos? Acuérdense que en términos de justicia, no solo basta con tenerla sino también con aparentarla y aquí de la normatividad que esta consignada en la actual reforma no la vemos. Lo otro, es la junta de gobierno judicial, señores los presidentes de las altas cortes solo lo son por un año, será que ¿un año es suficiente para trazar los caminos de la rama judicial? Creo que eso hay que reestudiarlo. Dos se habla de un delegado de los jueces y un delegado de los empleados. Qué tipo de juez queremos allí, y como se va a elegir, que tipo de empleado queremos allí. Tres ¿cómo hacemos para que ese magistrado de Tribunal, juez y ese empleado tenga cierta inmunidad cuando no estén de acuerdo con sus superiores? O para que no ascienda ya no por su mérito profesional sino por otros motivos que tengan que ver con pertenecer a este organismo. YO PROPONDRIA que ese magistrado de tribunal, ese juez, ese empleado, no fuera nombrado en cargos superiores al que está desempeñando dentro de los dos años anteriores, la única excepción, seria en virtud de concurso.

También propongo que las funciones que tienen que ver con carrera, calificación, escuela judicial se las pasen a la Sala de gobierno. Básicamente porque allí están los togados. Ellos saben el significado de independencia y autonomía judicial. Igual, propongo que el director de la Escuela sea elegido en virtud de un concurso de méritos.

Tres, una verdadera reforma debe contener que los magistrados de alta corte, sean elegidos por concurso de méritos, de oposiciones, pero no acudir más al lobby, si bien es cierto hemos tenido y tenemos algunos magistrados maravillosos que han logrado llegar, también lo es que en este momento hemos tocado fondo y por las indelicadezas de algunos, otros que nos merecen el mayor respeto, se han visto afectados.

Cuarto, Igual, yo creo que para dar ejemplo y que no se siga diciendo que la justicia sea para los de ruana, acabemos con los fueros. El fuero es un privilegio, que no sinónimo de impunidad, que nos está costando caro. El fuero solo debe ser para el presidente y el vicepresidente de la Republica. Pero los demás, no lo necesitamos, debemos todos someternos a la justicia ordinaria. Recuerden a Francia, Sarkozy está siendo juzgado por los togados en derecho. Italia, el anterior primer ministro Silvio BERLUSCONI, fue juzgado por un juez ordinario. El Estado se cayó? No. Ahí siguen.

Quinto Lo que si hay que mirar y que no sé porque no se ha puesto el ojo, es porque en el sistema acusatorio una parte, como el ente acusador va a una audiencia como parte y si el juez no falla, de acuerdo a su pretensión, puede igualmente ser investigado por este ente. ¿Dónde está en este momento esta autonomía? Que puede pensar el ciudadano de a pie, cuando se defiende del ente acusador y observa que ese mismo ente investiga a su juez. Eso tan importante no se ha querido ver.

Sexto. Aparte de hacer el traslado de las funciones de carrera, y de lo que tiene que ver con la ESCUELA, propongo que sea una sala Dual, la que resuelva en lo concerniente a director ejecutivo, esto es que sea una sala compuesta por el Director ejecutivo y un togado, que se le puede llamar alto consejero de justicia. Requisitos una persona que tenga carrera como juez mínimo 25 años y que este en propiedad en la rama.

Piensen por favor en los ciudadanos y en los jueces, piensen que los jueces necesitamos un vocero, no solo para que nos ayuden con la opinión pública, sino con el director ejecutivo. Igualmente, piensen en que toca hacer una inversión fuerte a la rama, para que dejemos de ser cenicientas y piensen que la oralidad es eficiencia y no eficientísimo. Que ahora prima el sistema de audiencias y para eso se necesitan más jueces, mas salas, mas tecnología, y formación de calidad, solo así, le podremos solucionar en una forma rápida y oportuna el problema al ciudadano de a pie.

 

Dejar un comentario

Contactanos