AMENAZADA LA SOBERANÍA NACIONAL

 In Editorial

La Convención de Viena de 1969, de la cual Colombia es alta parte contratante, define el tratado internacional como un acuerdo de voluntades entre Estados destinado a producir efectos jurídicos. Si nos atenemos a esta definición, el envío de una brigada militar de los Estados Unidos a Colombia es un convenio internacional cuyas clausulas desconocemos al estilo de la diplomacia secreta que imperó en otros tiempos. Aun así, nos imaginamos que en el objeto de dicho convenio las dos partes pactaron tiempo de permanencia de las tropas extranjeras en Colombia, las funciones que adelantarán y si están amparados o no por privilegios e inmunidades.

Si estamos frente a un convenio internacional, el Presidente de Colombia no debió autorizar el ingreso de tropas norteamericanas sin agotar el procedimiento constitucional exigido para que un convenio entre en vigor, a saber: ley aprobatoria del congreso (CP, art. 150#16) y pronunciamiento de la Corte Constitucional (CP, art. 241) sobre su exequibilidad, lo que permite la ulterior ratificación. Al pretermitirse este procedimiento el ingreso de la famosa brigada (SFAB), por sus siglas en inglés, constituye una flagrante violación de la soberanía nacional.

Parece que la “jugadita” fue pasar la llegada de las tropas extranjeras como un MOU (Memorandum of underestanding) que son una forma de acuerdos simplificados que no deben ir al Congreso ni a la Corte Constitucional, pero sobre la base de que pendan de un convenio matriz, que no existe.

La presencia de las tropas norteamericanas en suelo colombiano por “algunos meses” y para contribuir a la “paz regional”, como lo dice el comunicado de la Embajada de Estados Unidos, tiene vocación de permanencia y movilidad y no se puede tomar como un simple tránsito de tropas extranjeras; empero, admitamos en gracia de discusión que es un mero tránsito de tropas extranjeras por nuestro territorio (¿Para dónde van?). En tal caso, tampoco sería legítimo el tránsito porque debe mediar autorización del Senado colombiano, como lo dispone la Constitución en su artículo 173#4°. En el evento de mero tránsito de tropas extranjeras, si el Senado está en receso, el Presidente puede conceder la autorización, previo concepto del Consejo de Estado (CP, art. 187#7°); tampoco es el caso porque el Senado está sesionando. De modo que, por cualquier lado que se le mire, la presencia de tropas norteamericanas en Colombia es una vía de hecho.

Por: Félix Hoyos Lemus

Profesor Universitario

 

 

 

Dejar un comentario

Contactanos