DOS DISPAROS A LA INDEPENDENCIA JUDICIAL

 In 0, Blog Asojduiciales, Miradas, Noticias

Por: Edith Alarcón Bernal. Jueza 61 Contencioso Administrativo de Bogotá. Abogada de la Universidad Nacional de Colombia, Magister en Derecho, Especialista en Derecho Administrativo y Constitucional, Candidata a Doctora de la Universidad Nacional de Colombia. 

El 20 de febrero de 2019 sicarios le dispararon a un juez. Este atentado superó la humanidad del juez Jorge Eliécer Ospina e hirió a la independencia judicial.

Primer disparo: las heridas físicas a los jueces colombianos

El doctor Ospina es el hijo mayor de tres hermanos que de niño sobrevivió gracias a la labor de su madre como costurera en Neiva (Huila). Es un profesional, hecho a pulso, al que no le molestó en su adolescencia vender frutas o ser ayudante de construcción, y al que ahora, como abogado, dos sicarios lo sorprendieron un miércoles en la mañana al propinarle balazos desde una motocicleta, robándole la paz y afectando su integridad personal.

Este hombre empezó su trabajo en la Rama Judicial como citador el 1 de julio de 1994. Ascendió a varios empleos en los despachos penales municipales, fue nombrado en provisionalidad como Juez 28 de Garantías y a partir de este año detenta el cargo como Juez 22 Penal de Conocimiento en Cali este año, labor en el que vio comprometida su vida cuando se dirigía desde su casa a aquel trabajo con el que soñó y se esforzó por alcanzar.

No es posible dejar de reprochar este atentado, puesto que además de herir al jurista, “presiona indebidamente la labor judicial”[1], en tanto que hace extensiva la violencia emprendida contra un funcionario judicial como una capa de miedo sobre los demás jueces. La indignación y el sentimiento producido por el uso de la violencia contra el juez Ospina se suma al delirio de recientes ataques contra servidores judiciales.

En 2017 se denunció la existencia de un documento en el que las autodefensas declaraban objetivo militar a los jueces que estaban a cargo de los procesos de los miembros de las FARC[2], en mayo de 2018 se hizo mención a las amenazas contra los jueces y fiscales que investigaban el caso de Pedro Aguilar[3], en noviembre de 2018 se dieron a conocer cartas amenazantes contra jueces penales de Ibagué porque presuntamente conocían casos que involucraban a la clase política de la ciudad[4] y en febrero de este año se denunció el estado de incertidumbre por su seguridad de varios jueces del sur de Córdoba que estaban siendo intimidados[5] y  por el panfleto en el que se amenazó de muerte a la Jueza Segunda Penal del Circuito de Bello, Liliana María Arias Uribe[6].

Hay que añadir que, hace algunos meses, Gabriel Lara Garzón, Coordinador del Centro de Servicios Judiciales de Paloquemao, salió ileso de un atentado de un sicario en el centro de Bogotá el 30 de abril de 2018[7] y que Maicken Dayan Tapia Rodríguez, juez promiscuo de Puerto Colombia, fue herido en un brazo por disparos desde un automóvil en el área metropolitana de Barranquilla el 6 de julio de 2018[8].

Como se puede observar no ha cesado la violencia en contra de los funcionarios judiciales, afectando el modo en que se toman las decisiones por el juez y poniendo en peligro su independencia como funcionarios.

La desprotección ante estos actos de intimidación y amenaza sigue presente en el país, más allá de las recomendaciones dadas en el informe de la relatora especial sobre la independencia de los magistrados y abogados de las Naciones Unidas en 2010[9]. Ha sido tal el grado de desprotección que, por ejemplo, los jueces de restitución de tierras, cansados de su abandono, decidieron pedir protección internacional[10].

De este modo, con el atentado contra el doctor Ospina, los ataques contra los jueces y magistrados, indeseables desde todo punto de vista, son razón suficiente para levantar la voz, protestar desde el abrazos mostrando solidaridad como cuerpo judicial y exigir una mayor protección para la Rama Judicial, sujetos en riesgo desde hace mucho tiempo por el especial estado en que nuestro país se agita hace varios años.

El segundo disparo: la lesión sobre el buen nombre y el honor del hombre y de la institución.

Ser juez penal no es fácil.

Al efecto es oportuno recordar algunos pasajes del libro Matar a un ruiseñor de Harper Lee y lo difícil que es procurar justicia para aquellos que sin juicio fueron declarados culpables por la comunidad. Lo anterior para poner de presente que jueces como el doctor Ospina tienen la labor de procesar y juzgar en sus despachos a personajes como el negro Tom Robinson, quien en medio de una población racista fue culpado de violar a una mujer blanca, acto que jamás cometió y ante el cual el funcionario judicial debe procurar imparcialidad y otorgar al investigado un trato tal que no se condene a un inocente por lo que diga la opinión pública o por prejuicios, sabiendo que la única cosa que no se rige por las mayorías es la conciencia y que aunque traiga resistencias, ese es el precio de la vocación.

Bajo esa óptica, hay en la agresión al togado de Cali un ingrediente adicional. Y es que, aunque es inaudito el daño a la vida e integridad de un ser humano, resulta aún más escabroso leer algunos de los comentarios en redes públicas de las noticias sobre el caso en estos términos:

  • “No por estar haciendo algo bueno fue que le buscaron, y trataron de matarlo, pero ya muy pronto viene la justicia divina”[11].
  • “Don Jorge Iván, ¿y no será que es ladrón de salario, dejando libre a cuánto (sic) delincuente llega a su oficina, y alguno que si vio que debió hacer justicia se la quizo (sic) cobrar, porque como hay abogados aliados de los delincuentes, así hay juezes (sic), solo van por el sueldo, pero al país le están haciendo mucho daño, aaahh y eso no contando con la donación que le da el bandido”[12].
  • “Si es cierto dejo libre a algún violador a algún asesino a algún atracador algún delincuente de cuello blanco así le va a pasar a muchos por corruptos”[13].
  • “Ahora no pretenderá este juez que en su caso si (sic) haya justicia cuando los corruptos del poder judicial nunca le brindan justicia a las víctimas cuando los corruptos del poder judicial solo sirven para ayudar y para brindarle beneficios a los victimarios y lo hacen porque son amigos de ellos”[14].

Esto es lo que se conoce como una doble victimización, revictimización o victimización secundaria. Este fenómeno se produce cuando se han afectado unos derechos a una persona y, como consecuencia de la experiencia derivada, en este caso del delito inicial, el sujeto lesionado vuelve a sufrir la afectación de sus derechos.

Lesionado el señor juez, en lugar de preguntarse por quién era el afectado, los comentaristas olvidaron a la persona y se ensañaron contra la toga para realizar generalizaciones que dañan a este abogado y a los demás funcionarios judiciales, vulnerando su buen nombre con calumnias y apreciaciones sin fundamentos.

Nadie reparará su buen nombre, nadie podrá borrar la lectura de estos mensajes, nadie pondrá de presente que el juez juicioso y dedicado, no solo terminó su carrera a pesar de no venir de una familia adinerada, sino que además hizo tres posgrados y una maestría para cumplir bien su labor.

No puede convertirse el ser juez en una razón para violentar la investidura con presunciones infames y justificar la lesión contra los servidores judiciales con este tipo de afirmaciones. No es permisible que pasen inadvertidos los mensajes en los que se victimiza aún más al juez ya lesionado y en donde se use este evento para seguir dañando la imagen de la Rama Judicial. Es hora de decir ¡NO MÁS A LOS INSULTOS CONTRA LOS FUNCIONARIOS JUDICIALES, NO A LA REVICTIMIZACIÓN DEL LESIONADO!

En Colombia los jueces no se encargan de hacer las normas penales o procesales, tampoco de determinar los beneficios para las procesados, eso lo hace la Rama Legislativa. No desarrollan políticas públicas para manejar las cárceles o las detenciones domiciliarias, ni para prevenir la criminalidad o para buscar su freno, eso lo hace la Rama Ejecutiva. Los jueces penales solo abordan los casos bajo la óptica del principio de inocencia y verifican los hechos que están demostrados en el plenario, realizando un juicio de interpretación bajo las normas vigentes en el momento de la toma de la decisión en derecho, por ende, no puede ser culpable de los bemoles de las leyes que debe acatar.

Es hora de que la comunidad deje de ignorar el disparo de la otra bala al caído y que, como lo mencionó la Ministra de Justicia[15], tanto esta como el Estado custodien la vida, el buen nombre y la integridad de los jueces y magistrados. Nosotros seguiremos batallando contra la impunidad.

[1]http://www.ilsa.org.co/biblioteca/Textos_de_aqui_y_ahora/Textosdeaquiyahora_2/Independencia_Judicial_en_América_Latina_De_quién_Para_qué_Cómo_-_Germán_Burgos_S_(Ed)_Colección_Textos_de_aqu%C3%AD_y_ahora_1a_Edición_ILSA_Bogotá,_Colombia,_2003.pdf

[2] https://www.rcnradio.com/colombia/gobierno-condena-amenazas-contra-jueces-y-pide-a-la-fiscalia-contundencia

[3] http://caracol.com.co/emisora/2018/05/09/cali/1525894318_318986.html

[4] https://www.elolfato.com/dos-jueces-del-circuito-de-ibague-denuncian-amenazas-contra-ellos-y-sus-familias/

[5] https://www.rcnradio.com/colombia/caribe/autoridades-investigan-amenazas-contra-varios-jueces-en-el-sur-de-cordoba

[6] https://www.elespectador.com/noticias/nacional/antioquia/en-antioquia-jueza-es-amenazada-de-muerte-con-panfletos-intimidantes-articulo-839809

[7] https://www.pulzo.com/nacion/atentado-contra-juez-paloquemao-por-caso-pedro-aguilar-PP478172

[8] https://www.elheraldo.co/judicial/herido-juez-en-atentado-bala-en-puerto-colombia-515784

[9]https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G10/129/59/PDF/G1012959.pdf?OpenElement

[10] http://www.hchr.org.co/index.php/compilacion-de-noticias/93-tierras/7264-los-jueces-de-restitucion-buscan-proteccion

[11] https://www.pulzo.com/nacion/ataque-sicarial-juez-cali-quedo-grabado-camara-seguridad-PP646477

[12] https://www.pulzo.com/nacion/ataque-sicarial-juez-cali-quedo-grabado-camara-seguridad-PP646477

[13] https://www.pulzo.com/nacion/ataque-sicarial-juez-cali-quedo-grabado-camara-seguridad-PP646477

[14] https://www.eltiempo.com/colombia/cali/recompensa-por-informacion-de-agresores-del-juez-jorge-eliecer-ospina-en-cali-valle-329834

[15] https://www.elpais.com.co/colombia/repudiamos-estas-acciones-minjusticia-sobre-atentado-a-juez-en-cali.html

Showing 4 comments
  • Avatar
    Eliseo Florez
    Responder

    Muy buen artículo, pero no alcancé a discernir si el disparo mató al Juez o sigue con vida. Es cierto que por el descrédito en que ha caído la Rama Judicial son muchas las personas que se van lanza en ristre contra sus miembros y en esa vindicta pierden el juicio y descalifican sin razón a todo servidor judicial. No hay derecho. Sólo Dios que escribe derecho en caminos torcidos, nos puede iluminar el camino si sabemos pedirlo conforme a su Palabra.

  • Avatar
    Pedro Alonso bayona diaz
    Responder

    Si se atenta contra la vida de un juez se mata la justicia y cuando se acaba la justicia se derrumba la sociedad y reinará el caos.en consecuencia el estado social de derecho muere y si este muere volveremos a la época de las cavernas.

  • Avatar
    Dannys Beatriz de la Cruz Arteta. Fiscal seccional de Barranquilla.
    Responder

    Todos los dias el valor de un juez o de un fiscal o de un empleado judicial no solo se ve segado con su vida, tambien se le ataca abriendo contra ellos investigaciones falsas que solo buscan desacreditar sus nombres con falsos positivos buscando entregarlos a la picota publica, cuando los que realmente delinquen son reconocidos con titulos y con posiciones en las altas jerarquias al servicio no de la justicia sino de los que rigen los destinos de la nacion para los cuales no hay condenas porque ostentan el poder. Estamos dormidos y si esto continua seran muchos mas los que caigan porque no aceptan seguir atados de bocas y manos y busquen su propia libertad . El que tenga oidos que escuche. El que tenga ojos que vea y si es valiente que hable. Por justicia unidos.

  • Avatar
    Duberney Uribe
    Responder

    Hasta cuando la justicia seguirá siendo la cenicienta del gobierno?

Dejar un comentario

Contactanos

Not readable? Change text. captcha txt